Los obreros europeos votan al extremo

Medios relacionados – Últimas noticias

Obreros, clases populares y agricultores pobres, han votado durante los últimos años, la extrema derecha y la ultraderecha en toda Europa, y pueden confirmar esta tendencia histórica en las elecciones europeas de principios de junio, con una entrada importante en el Parlamento Europeo. (EDUCACIÓN FÍSICA ). ).

En Francia, los obreros no votaron significativamente por el PS y abandonaron el PCF en 1995, cuando comenzaron a votar por el partido de Jean-Marie Le Pen. Desde hace algunos años, entre el 30 y el 35% de los trabajadores franceses votan sistemáticamente al partido de referencia de la extrema derecha francesa, el Frente Nacional (FN), ahora transformado en Agrupación Nacional (AN), cuyo presidente es la figura política más importante. popular. entre trabajadores, clases modestas y agricultores pobres

Según los últimos informes, la AN se sitúa como el partido líder en Francia, con el 32% de las intenciones de voto, mientras que el PCF sólo cuenta con el 2% y el PS oscila entre el 14 y el 15%. El voto franco de los agricultores parece inclinarse «masivamente» hacia el extremo inferior, que cuenta con el 45% del voto franco y un porcentaje semestral entre los agricultores pobres.

Esteban Duroc, catedrático de Ciencias, me habló de estas cifras desde una perspectiva europea: «Esta realidad del voto vacante en Francia es muy significativa de lo que viene sucediendo desde los años 1980 en Alemania, Austria, Holanda, Hungría, Polonia, Italia, etc. casos en toda Europa. Con mucho esfuerzo, sin duda, pero colocando una “ola” de base que podría confirmarse en el nuevo Parlamento Europeo. Los últimos extremos están muy divididos entre sí, pero pueden jugar una carta importante cuando Europa tenga que tomar decisiones importantes».

Fabián Virchow, miembro del Comité d’études des relaciones franco-alemandes, del Institut français des relaciones internationales, comenta así el creciente llamamiento de Alternative für Deutschaland (AfD, extrema derecha): «En un tiempo relativamente corto, en Alemania, este partido Ha logrado retener un electorado que no ha dejado de crecer entre los hombres, las clases sociales con una educación más suave, los obreros, los paradojas y entre los jóvenes menores de 30 años. Tiene un alto potencial de crecimiento, cuando la idea tradicional parece muy arriesgada en estos sectores sociales.»

Diversidad en Italia

En Italia, el electorado de Giorgia Meloni y su partido tiene una semidiversidad y esta importancia: trabajadores, autonomía, mujeres, paradojas, jóvenes. La diversidad con la «mayoría» observa que Michel Wieviorka, destacado sociólogo, ex presidente de la Asociación Internacional de Sociología (AIS), analiza así: «La diversidad de este voto obliga al líder italiano a hacer muchas contorsiones, pero sus posiciones respecto a Las migraciones son muy fuertes y oscilan entre el «realismo» y el sentimiento de desaparición de las clases más desfavorecidas, cuando la crisis de los desfavorecidos les ofrece muchas perspectivas, en Italia y en Europa».

En Austria, el Freiheitliche Partei Österreichs (FPÖ, ley nacional populista), ocupa un lugar igualmente central, nacional y europeo. La Foundation pour l’Innovation Politique (Fondapol), le dedicó un estudio especial, dirigido por Patrick Moreau, que empezó a devastar esta realidad social: «A partir de ahora, el »retrato robot« del FPÖ puede ser este: hombres de De 30 a 59 años, empleados, con ingresos modestos, aprendices, bajos votantes entre las ciudades con mejor educación, muy populares entre las personas y familias que enfrentan dificultades económicas.»

Estos votantes nacionales de jóvenes, clases sociales modestas, agricultores pobres, jóvenes y menos jóvenes con poca educación, es una realidad social en otros países, como Holanda o Hungría, semilla suficiente en otros países, como Polonia y Suecia. Sin olvidar al Reino Unido que decidió salir de la UE con el Brexit, pero sigue siendo un país europeo.

Evolución histórica

Se trata de una evolución histórica que tiene raíces muy profundas en todas las sociedades industriales más avanzadas. Hace sólo dos años, Thomas Piketty, conocido economista independiente y asesor económico de Yolanda Díaz, dirigió un famoso estudio, «Clivages politiques et inégalités sociales», en el que participaron grandes especialistas en sociología política de todas las democracias industriales avanzadas.

Piketty presentó este comentario histórico de esta manera: “Durante el período de 1950 a 1980, el voto popular benefició principalmente a los partidos socialdemócratas y el voto floral a los partidos conservadores. Nuestro estudio muestra que esta estructura social, en función de las clases sociales, ha desaparecido. Las izquierdas se han convertido en partidos votados por graduados relativamente cómodos. Si las izquierdas quieren afrontar este cambio histórico, podrán cambiar muy profundamente».

La conclusión del libro era la siguiente: los observadores habían abandonado las izquierdas para votar por la derecha y la extrema derecha. Dos años después, la tendencia se confirma; Obreros, clases menos favorecidas y agricultores pobres pueden dar un aldabonazo votando a derechas, extremas derechas y ultras derechas en las elecciones europeas de junio».

También te puede interesar – Medios digitales